Siglo RD

Siglo RD

Síguenos en siglord.com

Siglo RD

siglord.com...estamos ahí ahora

Siglo RD (siglord.com) periódico

digital, moderno, agil, pluralista y con difusión de todas las noticias y todas las opiniones.

Siglo RD

Por encima de la ley: Nadie


La muy reciente inhabilitación de Baltasar Garzón  para ejercer  su categoria de juez, mueve a la reflexión  sobre las acciones de hombres que se creen por encima de la ley, que en su aplicación los amarra con un cinturón de acero. Garzón, con sus decisiones, se convirtió en parte de a conciencia de España y el mundo. Recuedo sobre todo su ación de enjuiciar al dictador Chileno Augusto Pinochet, y los expedientes abiertos a otros militares implicados en crimenes de lesa humanidad.


La desgracia de Garzón llegó en el momento en que quiso reabrir las heridas dejadas soterradas por la dictadura de Francisco Franco. Garzón actuó como un magistrado que se creyó por encima de la ley. Si usted está por encima de la ley, viola esa ley que dice defender.

La sociedad española logró su avance democrático dejando a un lado las dolorosas heridas de la guerra civil, y reabirir ese expediente, únicamente podría traer el caos, la división, y los enfrentamientos políticos.

No se olvide que los neo-franquistas constituyen una de las fuerzas más poderosas en la política española, y hoy están de nuevo en el gobierno.

Garzón debe servir para meditar sobre los alcances que deben tener las decisiones de un estadistas, un jurista, un ejecutivo, juez o político, que tiene que estar señido a normas conductuales, y al devenir de la política.

Como un hecho aislado, usted no se puede considerar la ley, usted no puede estar por encima de las leyes, porque entonces se convierte en un dictador, en un sepulturero de las leyes.

En América Latina, y en la República Dominicana, hemos tenido muchos ejemplos y representaciones de hombres que se creyeron predestinados, y gobernaron y mandaron por encima de las instituciones.

Un Garzón caído debe ser el ejemplo. El poder, sólo en un régimen  totalitario, sin consenso, se puede emplear sin respetar nada. Ningún hombre en si, encarna la voz del pueblo.

Un hombre, o un ejecutivo, puede ser el representante directo del pueblo, pero ello no puede llevar a que se le considere por encima de las leyes, y por consiguiente, tratando de aplicarlas,  sea su primer violador.

Garzón violó la ley, cuando dispuso que sin una previa sentencia, se escucharan conversaciones  en forma clandestina, de presos acusados de actos de corrupción.

Yo hubiera absuelto a Garzón de ese botón de culpabilidad, pero ante la ley, se colocó por encima de los reglamentos y debe pagar por ello.

El hombre es un agente de hacer cumplir y vigilar por la aplicación de la ley. Su paso es temporal por la vida y las instituciones. Nunca se debe considerar un ser sobrenatural, dotado de poderes especiales, por cuanto menos lo espere chocará con la dura pared de las confluencias sociales, y se hará polvo. Polvo eres, y al polvo volverás

No hay comentarios:

Publicar un comentario