Siglo RD

Siglo RD

Síguenos en siglord.com

Siglo RD

siglord.com...estamos ahí ahora

Siglo RD (siglord.com) periódico

digital, moderno, agil, pluralista y con difusión de todas las noticias y todas las opiniones.

Siglo RD

Programa de Gobierno


 Los programas de gobierno, en las campañas electorales, son simples fantasías tejidas al momento. Más bien es una conveniencia para satisfacer las inquietudes de grupos profesionales e intelectuales. Al gran pueblo le tiene sin cuidado eso de programa de Gobierno. Sabe que a él se le van a aplicar líneas políticas de acuerdo a las necesidades reales del país.


Lo saben también los profesionales y los intelectuales, pero como a estos sectores no les gusta el baño de pueblo, no van a ir a una marcha a escuchar al candidato, por lo que le invitan a sus almuerzos.

Lo ideal sería que cada candidato tenga un real programa de gobierno, como se estila en sociedades desarrolladas, como la norteamericana o en Europa.

Pero en la República Dominicana hay que gobernar con una cartilla del día a día. Las medidas se aplican de acuerdo a las necesidades del momento.

Se dirá que eso es improvisación. Pero lo normal de nuestro desarrollo es que se gobierne hoy por hoy, y los planes quinquenales  en la cabeza de los teóricos.
La realidad de los salones acolchados, los sacos de última moda y las mujeres perfumadas, es atípica, porque los que están allí son culpables de la crisis, y la pueden resolver.

Los cuadros de desamparo que tiene la población dominicana parten de malos gobiernos, pero el gran responsable se queda en las sombras, buscando inocencia, y es el gran empresariado.

Esos conglomerados que solo se dedican a atesorar riquesas, y que se les importa la suerte de sus trabajadores o de la comunidad en general, son los primeros farsantes, son los que obligan a que no haya verdaderos planes de gobierno, y se actúe sobre la marcha.

El mejor plan de gobierno, escrito o en el aire, será el que dé de comer a los pobres, garantice escuela a los analfabetos, centros de salud para los enfermos, y sienta las bases de un futuro de justicia social.

Eso no se logra con papeles ni con promesas, sino trabajando día a día, de acuerdo a como vayan las necesidades nacionales. Lo saben todos, pero les gusta jugar con la verdad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario